Ritos indígenas para altos cargos


.

San Cristóbal de las Casas, 9 de mayo de 2010.

“Tengo cinco hijos, cuatro que crecieron bien y uno que no llegó a nacer y que está en telón de fondo de mi vida, como en un teatro”, cuenta una de las asistentes a la reunión, de pie ante un altar indígena de hojas de pino, velas de colores y diversas flores que forman una cruz griega. “Hoy quiero recordar a mi hermana, que es lo más importante que me ha pasado”, comparte entre lágrimas otro asistente, arropado por sus compañeros.

No se trata de un taller de autoayuda, sino de un diplomado sobre interculturalidad organizado en la selva del El Ocote por las fundaciones ENBIT, Universidad del Sur e Instituto Campomanes de Estudios Medievales, en Chiapas, para expertos medioambientales, científicos y directores de reservas naturales. Allí aprendieron que el maíz llora, que el agua entiende nuestras frustraciones y que los animales, las plantas y las flores también tienen alma. Al menos para los indígenas de México y Guatemala que heredaron la cultura maya.

Se trata de un modelo de aprendizaje más rico y diverso que el clásico taller que impera en España. Se discutieron y debatieron conceptos, pero solo durante un breve espacio de tiempo. Lo que siguió fue la experiencia de compartir vivencias, sentimientos y recuerdos.

Petul Cut Chab, teólogo indígena, fue el artífice de esos momentos, invitado por Daniel Solís, director de Vinculación Internacional de la citada univesidad y organizador del diplomado. Petul figura en su carné como Pedro Gutiérrez, pero él prefiere que lo llamen por su nombre en maya.

Cut Chab construyó el altar con una cruz de flores, producto del sincretismo entre lo indígena y el catolicismo. Dos velas, roja y negra, estaban enfrentadas en el círculo. “Nosotros representamos a Dios en el hermano sol, que va del rojo al negro. Así, el sol se desgasta y muere dando vida a la Madre Tierra”, explica.

Los asistentes aprendieron que todo diálogo intercultural es también un diálogo interreligioso. De ahí la indignación por el rechazo de la clase política mexicana a los acuerdos de San Andrés (1996), en los cuales el Gobierno reconocía por vez primera derechos y autonomía para los nativos. “Creen que sus ancestros estaban presentes en la elaboración de ese pacto. Por eso la negativa supuso también para ellos una traición a los antepasados”, comenta Solís.

Otras dos velas opuestas, blanca y amarilla. La blanca simboliza el lugar de donde vienen los vientos, los huesos y la sangre de la primera humanidad. Nos recuerda que estamos de paso. La vela amarilla es por la fertilidad, la semilla del maíz, el frijol, la calabaza.

Los herederos de los mayas transmiten su cultura de manera oral, mediante mitos. No utilizan libros, como es tradición en Occidente, por eso cuesta entender sus tradiciones, como el miedo de los chamulas de San Juan -a 15 km. de San Cristóbal- a que les tomen fotos.

“Los estudiosos no han llegado al corazón de los pueblos indígenas porque es un riesgo, es difícil. Lo van abriendo de acuerdo con el corazón del otro. Después de 500 años de opresión, sacarlo a la luz es un arma de doble filo”, argumenta Cut Chab.

Las velas centrales, azul y verde, simbolizan el camino del hombre, aquel que deben seguir los principales para orientar sabiamente a sus pueblos. La base vegetal convierte al altar en un espacio sagrado, un lugar donde conectar con el espíritu de la Madre Tierra. Las flores, por último, no son un mero adorno. Quieren decir “que ello se haga verdad”, como cuando se realiza un rito para pedir la lluvia, en el mes de mayo. O cuando se cuelga un collar de flores al nuevo gobernante. “Que lo prometido se haga verdad”.

“El Gobierno va más en busca del turismo que en acrecentar la cultura de los pueblos originarios. Es un insulto y da rabia”, asegura Cut Chab, quien considera que solo hacen falta ganas de conocer. “Si quieres vivirlo, vívelo, entra, y no preguntes.”

Al concluir el altar, el teólogo relata un mito, la historia del águila criada como gallina pero que finalmente, con ayuda, se reencuentra con su verdadera sangre. Es una metáfora que los mayores cuentan en las aldeas, que ayuda a los pueblos indígenas a hablar y debatir acerca de ellos mismos y su destino en la Historia Porque en su imaginario, cada uno de nosotros venimos al mundo a cumplir una misión, un destino . No creen, como apuntan algunos durante el taller, que el paso de los siglos haya dado lugar a otra situación diferente a la de hace cinco siglos.

Tras el relato, Cut Chab sugiere a cada uno de los asistentes que pensemos en nuestros antepasados, que los sintamos cerca, y a pensar en nosotros y en nuestros años caminados y trabajados. Nos lleva a ponernos en la situación de que este día fuera el último en la Tierra. Y con los ojos cerrados y antes del rezo en lengua indígena, a evocar tres acontecimientos que le hubieran dado sentido a nuestras vidas.

Anuncios

Etiquetas: , ,

4 comentarios to “Ritos indígenas para altos cargos”

  1. nicolás Says:

    Te has identificado tanto con lo que vives día a día, Carlos, que hasta las variedades lingüísticas (léxicas) se te están pegando. Así, hablas de “…un diplomado en interculturalidad” (absolutamente correcto, sin duda, en cuanto que está impuesta la forma en una comunidad hablante).
    Entiendo que te refieres a un curso práctico, como llamamos por aquí. Eso demuestra la extraordinaria riqueza del español, su universalización. Y, a su vez, debe convencer a muchos de que los españoles no son los dueños (ni tan siquiera la Real Academia Española) de la lengua, sino que es propiedad de los casi cuatrocientos millones de hispanohablantes.
    De ahí que ya sean las veintitantas academias de la lengua española las que toman las decisiones.
    Me alegro de haber aprendido, Carlos. Y aunque a veces sea necesaria la “traducción” del término, te invito a que seas riguroso en esas cuestiones y amplíes la riqueza léxica también, pues así sumamos conocimientos sobre nuestra lengua.
    Por otra parte, nada debe sorprendernos de los ritos, pues estás en medio de la cultura maya (de lo que dejaron los “civilizados” españoles), extraordinariamente avanzada.
    Ánimo, y a la espera de más información.

  2. Oxana Says:

    Muy interesante! Me encanta como interralazas la simbología con el relato y la manera en la que consigues encajar las creencias indígenas con el mundo actual… 🙂
    Un abrazo muy fuerte desde Barna!

    • Carlos Says:

      EI peque, me alegro de que te haya gustado, la verdad que fue complicado explicar todo eso en unas líneas. Si eso puedes reenviarlo a tus compas de oficina 😉

  3. Belma Says:

    Interesante el tema, nos enseñas un poco de ese mundo que muchos no conocemos y que a veces miramos con cierto distanciamiento, pero quizá el vivirlo así hace que se pueda ser más objetivo y respetuoso, sobre todo si es in situ. Carlos de cualquier forma, hoy he aprendido algo más. SIGA VD. ASÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: