Cartagena de Indias se olvida de ‘Gabo’


Foto de Daniel Mordzinski para El País.

Cartagena de Indias, Colombia, 17 de agosto de 2010.

Solo hacía unas semanas que había terminado de leer El amor en los tiempos del cólera, la novela de Gabriel García Márquez, así que nada más llegar a esta ciudad fui a la búsqueda de los personajes que me habían acompañado estos últimos meses: Florentino Ariza, Fermina Daza y el doctor Juvenal Urbino entre otros.

Busqué la Cartagena que se describe en el libro, me senté a esperar en un escalón del parquecito de los Evangelios, por si de casualidad pasaban por ahí. Crucé la Calle de las Ventanas y anduve bajo el Portal de los Escribanos. Fui a desembocar en la plaza del Libertador, frente a la Catedral. Ya sin aliento fui a refrescarme en la bahía de las Ánimas, con mi cabeza confundida por el calor sofocante del Caribe.

Pasaron los días y no daba con ellos, pero estaba seguro al menos de que el Nobel de Literatura contaría con una calle en su honor, si no con un pedestal en plena Ciudad Amurallada que sostuviera una inmensa estatua de bronce como tributo a uno de los más grandes escritores en lengua española de todos los tiempos. De nuevo, la decepción. Me encontré que no había alusión alguna. Nada.

Me acordé de mi amigo Nacho, el bonaerense que conocí en la frontera de México con Guatemala que conservaba intacta su capacidad de asombro ante el mundo y solía decir, juntando los dedos hacia arriba y moviéndolos adelante y atrás, con marcado acento porteño, “¡Es una cosa de looocos!”.

La explicación llega al fin cuando empiezan las preguntas. Ellos, los cartageneros, ponen caras extrañas, se encogen de hombros, no responden, y entonces se entiende todo. Sencillamente no es un tema de debate en esta ciudad, la misma a la que ‘Gabo’ situó, a través de su realismo mágico, en la imaginación colectiva del mundo.

La importancia que el Caribe y Cartagena tienen para el escritor colombiano no es algo que yo me invente. Cuando García Márquez fue reconocido con el Nobel, puso como condición para recogerlo que le dejaran vestir guayabera, la camisa tradicional de aquí. Más recientemente, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano decidió que, al tener como presidente honorífico al propio ‘Gabo’, debía tener su sede en Cartagena de Indias.

Muchas cosas han cambiado en los últimos años en la Ciudad Amurallada, la zona más visitada de la ciudad y donde se desarrollan las historias del escritor colombiano. Algunas de ellas son el aumento de la seguridad al tiempo que un incremento exorbitado del precio del metro cuadrado. Lo que no ha cambiado es el olvido, voluntario o no, de una figura innegable como García Márquez.

Una de las explicaciones me la dio Jorge Quintero, que trabaja aquí para el periódico El Tiempo, de Bogotá. “García Márquez no ha sido nunca una figura popular en Cartagena. Aparte de tener un carácter muy fuerte, ha hecho cosas que no han sido bien vistas. Por ejemplo, en su pueblo natal de Aracataca derruyó la casa familiar, la casa de toda la vida, para construirse una mansión nueva”.

Ankar Brito es de Barranquilla, y me dice que éste es un caso especial de Cartagena, porque en Barranquilla sí se valora al Nobel colombiano. “En Barranquilla la gente lee más, tiene una formación mayor, se puede decir. La mayoría ha leído a García Márquez y la gente le admira. De hecho en el Museo del Caribe de allá, la sala de García Márquez es la más visitada”.

Tampoco sería justo decir que toda Cartagena ignora al escritor. Algunos como el escritor local John Jairo Junieles, que ha colaborado en alguna ocasión con el Ayuntamiento, cuenta que propuso un recorrido por la Ciudad Amurallada bajo el nombre de “La Cartagena de García Márquez”. Y cuenta que tomaron nota de la idea, el problema es que jamás la pusieron en práctica.

Anuncios

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Cartagena de Indias se olvida de ‘Gabo’”

  1. Francisco Marquez Says:

    Querido Carlos:

    Debo hacerle una pequeña aclaración, la Guayabera o Panabrisa es original de Panamá y es una mezcla de la camisilla tradicional masculina panameña, con el toque caribeño de Cuba… popularizada en la década del 60`. Confeccionada originalmente con tela de algodón o hilo.
    Que en Cartagena sea popular, es por la frescura que tiene esta prenda de vestir y que además resulta elegante y casual; usted recordará que en mi trabajo visto Guayabera y luego del Miss Universo Panamá 2003, la prenda también es utilizada por mujeres con un corte más femenino y práctico.
    Aún no he tenido la oportunidad de conocer la ciudad de Cartagena, pero ciertamente entre la antigua ciudad de Panamá y la de Cartagena de Indias existieron muchos nexos en la época colonial, su diseño y distribución ha de ser igual; aunque en la actualidad esta zona del caribe colombiano ha logrado fortalecerse como punto de interés turístico del país gracias a la fuerte intervención del Estado, no me resulta extraño tus comentarios con relación a lo de Gabo; si logras hacer un viaje hasta la ciudad de Bogotá lograras encontrar la respuesta del por qué, son 2 ciudades que están en extremos diferentes y viven una situación diferente lo que lleva a tener una mentalidad obviamente diferente (perdona tantas diferencias jaja XD) Los mismos colombianos se describen entre ellos por la región a la que pertenezcan.
    Es cierto que un busto o un monumento no expresa todo, pero es señal de algo… es la manifestación y la exaltación a un evento, suceso o personaje, donde los ciudadanos con el beneplacito de las autoridades desean hacer un grato reconocimiento para nunca ser olvidado, es la forma como la ciudad escribe en piedra sus memorias.
    Al haber sido consultado 3 personas con respecto a un tema y las respuestas no muestran siquiera un reflejo de lo que “imaginabamos” (a veces suele ocurrir que nos hacemos hipotesis) nos llevamos una gran sorpresa y empezamos hacer conclusiones generales… pero en el experimento científico se requiere más muestras para hacer conclusiones definitivas, tocará investigar y tantear más el tema.

  2. BELMA Says:

    De acuerdo con que una estatua no es lo más importante pero dice algo de la sensibilidad de los organismos públicos. Supongo que a nivel particular si hay gente que aprecia y valora el legado de Gabo, pero otra cosa es a nivel general, hay muchísima gente a la que este tema le resbala (basta con tocar el tema por la calle) , eso no quiere decir que los cartageneros no sean acogedores ¡faltaría más! yo me encuentro estupendamente a pesar del calor. Pero… no se pique, que es una ciudad con mucho que ver. Saludos.

  3. Sofia Santoro Says:

    Estimado,

    Creo que deberías investigar un poco más de la presencia de Gabo en Cartagena. Lanzar esas conjeturas sin argumentos valederos deja muy mal a la ciudad, ciudad que por lo visto que acogió bien.

    No creo que los 3 entrevistados sean una muestra representativa del conocimiento de la ciudad.

    Espero que pueda recompensar a la ciudadanía cartagenera con comentarios un poco más agradables.

    Ojo: No se necesita de una estatua para valorar a alguien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: